Conectividad es la clave para el futuro

por | 19 Jun 2020 | Proveedores | 0 comentarios

STUTTGART, Ale.– El Internet de las Cosas (IoT) ayuda a las empresas manufactureras a reaccionar con mayor flexibilidad que antes frente a las interrupciones, ya que la utilización y condición de cada máquina individual puede ser rastreada en tiempo real y hay transparencia a lo largo de la cadena de suministro.

“Especialmente en tiempos excepcionales como la crisis actual, la conectividad hace que las empresas sean menos vulnerables y les ayuda a mantener el balance”, dice Rolf Najork, miembro del Consejo de Administración de Bosch, responsable de la tecnología industrial.

Por ejemplo, cuando el riesgo de infección hace que la proximidad física sea un desafío, los cambios de turno pueden ser manejados digitalmente. La digitalización permite la supervisión y el mantenimiento a distancia de sistemas y máquinas, sin necesidad de un técnico en el lugar.

El software inteligente puede rastrear las mercancías y las entregas, y asegurar el reabastecimiento, desde cualquier lugar. Todo esto es posible gracias a la I4.0. Las soluciones conectadas ayudarán a que la fabricación y la logística sean más simples, eficientes, flexibles y también más robustas.

Bosch comenzó a integrar conectividad a la fabricación y la logística en 2012, tanto en sus propias plantas como en las de sus clientes. Y esto está dando sus frutos: En 2019, Bosch generó ventas de más de 750 millones de euros con soluciones conectadas, un aumento del 25% con respecto al año anterior.

«No sólo estamos mejorando la productividad de las fábricas, sino que también permitimos que las empresas respondan rápida y adecuadamente a los cambios». Tomando el ejemplo de Bosch, la transición de la industria automotriz significa una presión sobre los costos de su división de tren motriz, así como una presión para adaptarse.

Precisamente por esta razón, la división invertirá unos 500 millones de euros en la digitalización integral y la adición de conectividad a sus operaciones de fabricación en los próximos años. El ahorro esperado será el doble: aproximadamente mil millones de euros para 2025. Y se espera que el uso de la inteligencia artificial añada aún más impulso.

Tags: Bosch, Rolf Najork

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *