El desafío de transportar 138 toneladas de maquinaria

por | 4 Ago 2020 | Proveedores | 0 comentarios

Las 138 toneladas de maquinaria de gran tamaño para la producción automotriz viajó de Brasil a Silao, México. El desafío logístico requirió la coordinación de las unidades Dachser de Estados Unidos, Dachser Brasil y Dachser México.

“Como proveedor de soluciones logísticas innovadoras, Dachser guía regularmente a sus clientes a través de desafíos logísticos complejos. Pero existen ciertos proyectos, en especial los proyectos complicados de levantamiento de carga pesada, que presentan desafíos únicos ofreciendo una oportunidad para ampliar nuestra mentalidad innovadora. Puedo decir con toda confianza que este equipo de maquinaria automotriz fue una de esas oportunidades,” dijo Guido Gries, director gerente de Dachser Américas.

Recurriendo a Dachser por su experiencia en proyectos de carga y sólidas conexiones por toda Latinoamérica, el cliente necesitaba transportar una máquina compresora de gran tamaño que por sí sola pesaba 125 toneladas, así como 14 piezas adicionales de varios tamaños de Jundiaí, Brasil a Silao, México, pretendiendo llegar a principios de mayo.

Consideraciones y desafíos

Uno de los desafíos iniciales fue que el equipo a transportar se ubicaba en una fábrica activa en Jundiaí, Brasil, y se encontraba en un pozo de cemento de 18 pies. Dachser Brasil solicitó a uno de sus socios locales, especialista en equipos de elevación, para que facilitara la dirección de la elevación compleja de la unidad fuera del concreto.

Al retirarlo del pozo, la maquinaria tenía que desmontarse en 14 piezas de tamaños variados, sumando 138 toneladas. Las complicaciones de remover la maquinaria de la planta en Brasil impactarían en la fecha final de entrega del envío.

Desde la planta, la carga pesada se desplazó con un remolque de plataforma multi axle por las calles de Brasil, siguiendo rutas previamente aprobadas, hacia el Puerto de Santos. Debido al COVID-19, no contaban con escoltas policiales y la carga sólo se podía desplazar entre las 23:00h y las 06:00h. El viaje de 98 millas de Jundiaí a Puerto de Santos duró siete días.

Se consideraron los servicios de Ro-Ro y de Break Bulk, pero siguiendo un análisis exhaustivo del costo, el tiempo de tránsito y, lo más importante, el transporte seguro de la carga, Dachser concluyó que una solución Break Bulk sería el mejor enfoque, proporcionando al expedidor flexibilidad de carga, almacenamiento y descarga, mientras se cumplía con los costos y tiempos de entrega de manera eficiente.

Se seleccionó a CMA-CGM para el transporte marítimo que, dado el tiempo de entrega, presentaba su propio conjunto de obstáculos que requerían soluciones innovadoras. CMA-CGM acordó almacenar la carga en la parte inferior del buque en contenedores flat rack y una plataforma personalizada que protegería la integridad de los equipos y distribuiría el peso de la carga de manera uniforme.

Antes de su llegada al Puerto de Santos en Brasil, el equipo de Dachser Brasil se encargó de desarrollar una solución para cargar el flete pesado, sin comprometer a las grúas-pórtico en la terminal. El equipo utilizó una plataforma flotante, una grúa móvil localizada en el agua en una barcaza, lo que permitió a la tripulación cargar en el lado opuesto del buque, evitando así las grúas-pórtico. Esto requería buen tiempo y un desembolso preciso del peso durante todo el proceso de elevación.

Llegada al Puerto de Veracruz

La carga estuvo en alta mar durante 30 días, llegando en domingo 3 de mayo. La excelente planificación del equipo de Dachser México no atrasó el proceso. Se descargó directamente del buque al camión modular que estaba esperando junto al buque a la carga de gran tamaño. El despacho de aduana se realizó el día siguiente.

Mientras las rutas predeterminadas por carreteras de nacionales se despejaron para la carga de gran tamaño, el horario de transporte por carretera fue impactada por algunos cierres temporales de carreteras, horas de viaje específicas y por una falta de escoltas de orden público locales. El viaje de 436 millas desde el Puerto de Veracruz hasta la planta del cliente en Silao tomó tres días.

Al llegar a su destino final, la carga pesada se descargó del camión mediante tres grúas cuidadosamente posicionadas.

“Ser capaces de llevar a cabo con éxito un proyecto de esta magnitud, especialmente en medio de una pandemia global, es un gran logro y testimonio del compromiso de Dachser por satisfacer las necesidades de nuestros clientes sea cual sea el desafío”, dijo Edgardo Hamon, director gerente de Dachser México. “Es más, ilustra lo bien que colaboran los diferentes países de la familia Dachser para conseguir lo que parece ser irrealizable”.

 

Tags: COVID-19, Dachser, Dachser Brasil, Dachser Me´xico, Dachser USA, Edgardo Hamon, Guido Gries

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *