El futuro del transporte será eléctrico. El 83% de grandes empresas ya tienen en sus planes el cambio hacia ese tipo de energía y tienen la sostenibilidad y metas ambientales como principales motivadores, además del menor costo total de propiedad y los ahorros durante la vida útil del vehículo.
 
El 55% de los encuestados considera que el precio de compra de los vehículos comerciales eléctricos es una gran barrera. El 44% señala que aún no existe infraestructura adecuada con puntos de recarga y el 92% reconoce que sus instalaciones no están «muy bien equipadas» para acomodar estaciones de recarga.
 
UPS y GreenBiz realizaron el estudio «Una visión al futuro: la próxima electrificación de flotas», en el cual se anotó la principal sugerencia de algunos gerentes de flotas y expertos de la industria para superar tales desafíos: empezar con pocas unidades.
 
Analizar los usos específicos de esos vehículos, el tamaño y la distribución de las flotas a través de diferentes regiones, los costos de electricidad y el acceso a la infraestructura de recarga, también son elementos a considerar y se pueden consultar en el informe completo en https://sustainability.ups.com/?WT.mc_id=VAN701023
 
UPS tiene una larga historia con los vehículos eléctricos, pues los introdujo por primera vez en su flota de Estados Unidos en la década de 1930. La empresa tiene ahora más de 1,000 vehículos eléctricos e híbridos eléctricos desplegados en todo el mundo. La flota de la compañía cuenta con aproximadamente 9,300 vehículos de combustible alternativo y tecnología avanzada, recorre actualmente más de 1 millón de millas cada día.