La Policía Federal revela que el  jammer, inhibidor de señales de localización, es el equipo más encontrado cuando se detiene infraganti a quienes comenten robo contra vehículos de carga en vías federales de comunicación; sin embargo, no pueden asegurar el dispositivo, ni procesar al acusado por su uso, al no existir sanción judicial en la materia.

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar) explica que durante un robo a vehículo de carga, con el uso del jammer, los delincuentes tardan aproximadamente dos minutos en conectarlo al encendedor del camión. Una vez activado, el bloqueo puede alcanzar a cualquier señal de radiofrecuencia: GPS; canal celular en todas sus bandas 2G, 3G o 4G; Bluetooth; WiFi y el equipo Lo Jack, e impide que la información para transmitir posición llegue a una radio base.

Ante esa nueva manera de robar al autotransporte, Víctor Manuel Presichi, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular (ANERPV), exhortó a sumar esfuerzos para regular y sancionar el uso de este dispositivo, siendo uno de los proyectos prioritarios para el organismo en este 2019, ya que se ha convertido en la herramienta preferida por los hampones.

“Buscamos que se prohíba tanto la importación como la comercialización del jammer en México. Y que la portación sea suficiente elemento para que la autoridad pueda remitir al delincuente al ministerio público, además de castigar su uso en vías federales”, afirmó el directivo.

Datos de las 36 empresas afiliadas a la ANERPV señalan que el robo a vehículos de carga en el primer cuatrimestre del año creció 60% con relación a 2018.