El fabricante de componentes metálicos de alta ingeniería para la industria automotriz, Gestamp, con una inversión de alrededor de mil 600 millones de pesos, abrió las puertas de una nueva planta en San Luis Potosí que estará dedicada fabricar piezas de chasis.

Las nuevas instalaciones, que cuentan con más de 140 mil metros cuadrados y emplearán a 300 personas, tendrá equipamiento de última generación para el estampado en caliente, que ayuda en la fabricación de piezas más ligeras y seguras y, por tanto, mejores con relación al consumo de energía e impacto medioambiental.

Asimismo, incluirá tecnologías en hidroformado, que permite conformar acero de formas complejas gracias a la fuerza del agua para integrarse en componentes estructurales del vehículo.

La línea instalada en Gestamp San Luis Potosí, será la primera de Gestamp en esta tecnología en todo el continente, y la cual ofrecerá soluciones multitecnológicas a sus clientes ubicados en Norteamérica.

Esta fábrica, se suma a la que la filial de , Edscha, especializada en mecanismos, tiene en la misma localidad, y en la que la compañía emplea a otras 270 personas. De este modo, la empresa consigue ofrecer en el estado todas sus capacidades que incluyen productos de carrocería, chasis y mecanismos.

«Esta planta que hoy inauguramos, nos permite mejorar de manera estratégica nuestras capacidades gracias a la incorporación de la tecnología de hidroformado y del producto de chasis por primera vez en México, lo que convierte en todavía más competitiva nuestra oferta en el país», destacó Francisco J. Riberas, presidente ejecutivo de Gestamp.

En 2018, Gestamp abrió seis plantas en todo el mundo; este año tiene previsto iniciar operaciones en cuatro nuevos centros productivos. Adicional a la de México, Gestamp inaugurará nuevas instalaciones productivas en Eslovaquia, Estados Unidos y Marruecos.