Ante la proliferación de empresas que operan en la ilegalidad, que suman más 90 dedicadas a la manufactura de equipos de protección, el Consejo Nacional de la Industria de Blindaje (CNIB) pondrá en marcha la campaña: “Honestidad vs. Publicidad Engañosa”, para informar a los consumidores sobre la calidad y garantías del sector.

De acuerdo con el CNIB, la mayor parte de las firmas que ofrecen el blindaje operan fuera de la legalidad, incumpliendo con la calidad mínima requerida para garantizar la salvaguarda de las vidas de los usuarios finales.

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), revelaron que entre enero y noviembre de 2018 se registraron 21 mil 543 homicidios dolosos por arma de fuego, lo que significó un crecimiento de 18.24% con respecto a igual periodo del año anterior.

De ahí la importancia de que los usuarios de productos blindados, ya sean automóviles y equipamiento, entre otros, tengan la garantía de contar con una protección que ha sido probada y validada por especialistas y por las autoridades competentes.

René Fausto Rivera Arózqueta, nuevo presidente del CNIB para el periodo 2019-2020, resaltó que durante su gestión emprenderá la campaña mencionada contra la publicidad engañosa en la industria del blindaje.

Destacó que el organismo ha denominado “blindaje basura” a los productos comercializados bajo engaños, haciéndose pasar como productos de alta seguridad, pero que no cumplen con los requisitos de resistencia balística establecidos en la ley, con lo cual exponen a sus usuarios a perder la vida durante una situación de emergencia.

“Trabajamos en el fortalecimiento con las autoridades en favor de la industria nacional del blindaje, además de estrechar lazos con otras asociaciones con las que compartimos el mismo fin en la cultura de la seguridad; seguiremos invitando a empresas que destaquen por su alta calidad e innovación tecnológica en sus productos y procesos”, añadió.

El CNIB cuenta con dos años de existencia y actualmente provee el 30% del mercado a la seguridad pública municipal, 22% estatal, 38% federal y 10% a las Fuerzas Armadas. En la industria de la seguridad privada ostenta el 60% de participación. De enero a julio de 2019, ha blindado más de 190 vehículos en el país.