FedEx ha logrado grandes avances en la reducción de sus emisiones de carbono a través de la estrategia Reducir, Reemplazar y Revolucionar, la cual se centra en reducir los impactos y mejorar la productividad, a la vez que crea soluciones nuevas, más eficientes e innovadoras.

En general, estos esfuerzos han contribuido a una reducción del 37% de las emisiones de CO2 en una base de ingresos en toda la empresa desde el año fiscal 2009, un período en el que los ingresos crecieron un 84 por ciento.

Tan sólo en el último año fiscal, FedEx evitó más de 2.7 millones de toneladas métricas de CO2 con sus iniciativas de ahorro de combustible y energía.

Para este año, la empresa también anunció, en su reporte de Ciudadanía Global, que agregará 1 mil vehículos eléctricos Chanje V8100 a la flota de FedEx Express en California.

Los EV pueden viajar más de 241 kilómetros cuando están completamente cargados y tienen el potencial de ayudar a FedEx a ahorrar  casi 4 mil litros de combustible y evitar 20 toneladas de emisiones por vehículo cada año.

Además, FedEx agregó 445 vehículos eléctricos el año pasado, lo que eleva el número total de vehículos eléctricos a más de 2 mil 554 y desarrolla otros proyectos para hacer más eficiente la entrega de paquetes con vehículos robots, entre otros conceptos.

La compañía tiene también el objetivo de obtener un 30% del combustible para aviones a partir de opciones alternativas para 2030.