La huelga de General Motors en Estados Unidos y el paro de labores en el complejo de Silao, bajó las expectativas de crecimiento en manufactura de autopartes para el cierre de 2019.

Oscar Albín, presidente ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes (INA), señaló que debido a esa suspensión temporal, de acuerdo con datos del INEGI, el acumulado enero-octubre registró un ligero crecimiento de 1.5% en la fabricación de piezas automotrices, respecto a igual periodo de 2018.

Ese porcentaje, reflejó un valor de mercado de alrededor de 83 mil millones de dólares. Para el término del año, la cifra prevista es de 99 mil 700 millones de dólares.

Sin embargo, apuntó que de mantenerse la tendencia a la baja, la producción de autopartes podría ser similar a la de 2018 y alcanzar únicamente 97 mil 133 millones de dólares.

“Todo es incierto, ya que la automotriz estadounidense es el mayor comprador de autopartes en México, y al dejar de fabricar por alrededor de un mes, esas unidades perdidas no se van a manufacturar en lo que resta del año”, recalcó el directivo.

Entre las partes automotrices de mayor demanda entre las automotrices asentadas en el país, entre ellas General Motors, destacan las partes eléctricas, con una participación de 22%; transmisiones, embragues y sus partes 9.2%; telas, alfombras y asientos 8.5%, y otros 18.3 por ciento.