El gas natural usado como combustible vehicular, además de ser accesible económicamente y ayudar a contrarrestar el desabasto de combustibles tradicionales, es ecológico y no permite tomas clandestinas debido a la presión a la que se encuentra en los ductos.

En México comenzaron a operar vehículos cuyos motores funcionan a gas natural vehicular (GNV) desde hace 10 años y el parque vehicular con este combustible ha ido aumentando de manera constante. El transporte de algunos estados han visto grandes ahorros y beneficios ecológicos en su utilización.

El GNV provee una serie de beneficios si se compara su precio con la gasolina magna y el diesel, ya que hay una diferencia de hasta el 50 por ciento. Además, reduce emisiones en un 90% de monóxido de carbono (CO), 30% de dióxido de carbono (CO2), 100% de partículas suspendidas y no produce óxidos de azufre (SOX).

Una solución muy ventajosa desde el punto de vista social, es incentivar la incorporación del gas natural vehicular en los camiones, taxis y también flotillas que circulan por México, debido al significativo aporte a la reducción de la contaminación que es posible lograr mediante el uso del GNV.

La Asociación Mexicana de la Industria del GNV, GNC, GNL y Biogás (AMGNV) indicó que el valor de este sector tendrá un crecimiento exponencial, debido a las políticas mundiales de transición energética. En México, el uso de gas vehicular detonará en los próximos años con el servicio multimodal en las gasolinerías, el incremento en la oferta de vehículos con combustibles alternativos y a que las reservas de gas existentes en México, continuarán.

Los retos y oportunidades de los combustibles alternativos como el GNV, así como el actual escenario de la industria, serán abordados en AltFuels México 2019 que se llevará a cabo del 11 al 14 de marzo en WTC de la Ciudad de México, tendrá conferencias impartidas por los actores más prestigiados del mundo y del país, quienes debatirán sobre el futuro del gas natural y otras energías limpias para la movilidad.