Casi la mitad de los estadounidenses que hacen habitualmente sus compras en línea adquirieron artículos vendidos por minoristas internacionales, lo que demuestra la necesidad de que los minoristas ofrezcan servicios más personalizados como forma de competir contra precios más bajos, según demuestra el sexto estudio anual Pulse of the Online Shopper™, realizado por UPS.
 
Según eMarketer, se prevé que el comercio electrónico transfronterizo mundial crecerá en promedio un 22% entre 2015 y 2020, en comparación con un 15% para el comercio electrónico estadounidense durante el mismo período.
 
El análisis, realizado a una muestra de compradores en línea en los Estados Unidos, reveló que casi todos los compradores que habitualmente hacen sus compras en mercados en línea (97%) aumentó 12 puntos desde 2016, y 81% citó el precio como el factor más importante en la búsqueda y selección de productos en línea.
 
Según los encuestados que hicieron sus compras a un minorista internacional (47%), el 43 por ciento fue motivado por precios más bajos en mercados en línea de los Estados Unidos y el 36 por ciento citó su preferencia por productos únicos que no se encuentran en los minoristas de dicho país.
 
Las experiencias personalizadas incluyen la tienda física. Muchos compradores en línea encuentran que las tiendas son importantes para probar el producto (59%), solucionar problemas inmediatamente (54%), recibir un servicio superior al cliente (52%) y participar en programas de recompensas y lealtad (52%). La mitad de los compradores (50%) han utilizado este año el envío del producto comprado en línea a la tienda, y de ellos el 44 por ciento hizo compras adicionales en la tienda; el 41 por ciento tiene intenciones de usar más a menudo el envío del producto a las tiendas durante el próximo año.
 
El uso de teléfonos inteligentes sigue siendo cada vez más importante en la experiencia de compra, tanto en línea como en las tiendas físicas. Ocho de cada diez compradores en línea utilizan las aplicaciones de los minoristas, y a menudo prefieren las aplicaciones en vez de los sitios web debido a que son más rápidas y ofrecen una mejor experiencia al usuario.