Más del 50 por ciento del personal de almacenes en el mundo será sustituido por robots en los próximos 10 años, en una revolución que incluye al sector automotriz toda vez que 20 por ciento de los recambios de movimiento lento ya son imprimibles en 3D para un fabricante de automóviles deportivos tipo.
Así lo indicó Joachim Miebach, Presidente y Fundador de Miebach Consulting -the Supply Chain Engineers, la consultora líder en el mundo en la cadena de suministros, en su conferencia titulada «Impresión 3D, drones, robots: ¿ciencia ficción o realidad cercana?».
En un caso de estudio, ilustró que el costo de la impresión 3D para una rueda dentada de plástico es de entre 15 y 20 dólares, y el de una rueda dentada de metal es de unos 100 dólares. «Si es económico o no, depende del costo de la cadena de suministro convencional, el costo de la fabricación convencional, el costo de los obsoletos, el costo de los desabastecimientos y del costo de plazos de entrega largos», agregó el Dr. Miebach.
La visión del reconocido especialista alemán fue que la impresión será más rápida, más barata, más universal y de mayor calidad; el diseño de piezas será cada vez más adecuado para la impresión 3D; y los centros de servicios de impresión se ubicarán en los centros de distribución o en las grandes ciudades industriales.
«La impresión 3D conlleva cuatro beneficios clave: ningún inventario, disponibilidad global y a largo plazo, ningún costo de transporte y entregas el mismo día y a la misma hora», puntualizó Joachim Miebach.
En cuanto a la robótica, Joachim Miebach dijo que los robots son una opción atractiva si pueden operar muchas horas de trabajo diario. Al respecto, predijo que en 10 años más 50 por ciento del personal de almacenes será sustituido por robots, aunque reconoció la verdad de que «ni las mentes más inteligentes de la escena de la robótica han sido capaces de copiar una mano humana con todas sus capacidades», como sostiene Alexander Jung en la revista alemana Der Spiegel.