La Universidad de Kumamoto pondrá en marcha un proyecto de autobuses eléctricos, con la finalidad de obtener cero emisiones y una movilidad más sustentable y asequible, a través de los avances tecnológicos de la armadora nipona.
 
El vehículo llamado Yoka ECO Bus contará con tres baterías, tres motores eléctricos y un inversor de Nissan. Además, la empresa automotriz está desarrollando una caja de cambios especial para la unidad.
 
Actualmente, un obstáculo importante en la creación de grandes vehículos eléctricos ha sido el alto costo de desarrollo, así como las piezas, incluidas las baterías y los motores, sin embargo, mediante el uso de tecnología ya concebida y perfeccionada por Nissan, el costo de fabricación de un autobús se puede reducir en gran medida.
 
Esta iniciativa forma parte de la participación continua de la universidad en un proyecto del Ministerio Japonés del Medio Ambiente, que tiene como objetivo reducir o eliminar el CO2 y otras emisiones de autobuses y camiones.
 
Las pruebas piloto están programadas para comenzar en febrero en la ciudad de Kumamoto en el oeste de Japón.