IVECO fue elegida por el fabricante de coches BMW para llevar a cabo un Proyecto Piloto de dos semanas, con el fin de someter a prueba el gas natural licuado (GNL) como solución para reducir el impacto medioambiental de las operaciones logísticas de la marca alemana.
 
Con el camión Stralis NP 400 impulsado por GNL, el test, realizado con la empresa de transportes Spedition Duvenbeck, consistió en el transporte diario de motores desde la planta de producción de BMW que se encuentra en Steyr (Austria) hasta su centro alemán de Regensburg.
 
A lo largo de las últimas dos décadas, IVECO ha sido pionera en la tecnología del gas natural, viéndola como una solución madura, razonable y viable en un marco de transporte sostenible.
 
Durante el test, el camión IVECO Stralis NP 400 impulsado por la energía GNL pudo completar sin problemas un recorrido de 530 km entre las localidades de Steyr y de Regensburg, con un único depósito de combustible, lo que demuestra que el combustible alternativo permite obtener la mejor autonomía en el transporte de las mercancías pesadas: en cambio, si se hubiese utilizado una tracción eléctrica, este recorrido de 530 kilómetros se hubiese podido completar solo recargando unas cuantas veces.
 
El Ingeniero Thomas Irrenhauser, que ha supervisado esta operación piloto que se ha desarrollado sin problemas en representación de BMW y dentro del marco del Proyecto «Innovación e Industria 4.0», ha afirmado que el GNL constituye, a largo plazo, «una alternativa razonable y sostenible al diésel convencional».
 
Si efectuamos una comparación directa, el nivel de emisiones de nitrógeno es de hasta un 60% inferior respecto a los niveles de emisiones del diésel convencional, y los niveles de ruido durante las operaciones son de hasta un 50% más bajos.
 
De acuerdo a IVECO, los niveles de emisiones de partículas contaminantes son casi insignificantes. Pierre Lahutte, Presidente de la marca comentó: «Estamos muy orgullosos de que BMW haya compartido la visión del futuro del sector que tiene IVECO: el uso del gas natural representa el siguiente paso hacia la sostenibilidad. Cada vez más fabricantes internacionales y operadores logísticos apuestan por el GNL a la hora de cubrir sus necesidades de transporte».