Con una inversión total de 16,650 millones de pesos, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) culminará tres vialidades y dos más estarán en proceso, las cuales tendrán un alto impacto logístico para la conexión de la parte central del territorio mexicano con el resto del país. 
 
Entre los proyectos que se esperan concluir a lo largo de 2018 se encuentran la autopista Atizapán-Atlacomulco, de cuatro carriles, con una longitud de 74 km; la Peñón-Texcoco, que será la principal vía que conectará de manera directa a la capital con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a través de una longitud de 10 km; así como la reconstrucción de la autopista México-Querétaro, vía de mayor aforo y con el impacto comercial y logístico más alto del territorio nacional.
La actual administración rehabilita la totalidad de los 185 km que componen la autopista México-Querétaro, de los cuales 145 km se reemplazan por concreto hidráulico y 40 km por asfalto de alta calidad. Estos trabajos representan una inversión cercana a 2,850 millones de pesos, lo que mejorará la capacidad y los tiempos de recorrido.
Además, se añaden dos obras que estarán en proceso durante este año: la construcción del viaducto elevado Avenida 602, de cuatro carriles y una longitud de cinco km, y la edificación del viaducto Chamapa-La Venta en la carretera México-Toluca, que tendrá una longitud de dos km y una inversión cercana a los 1,300 millones de pesos.