La Empresa Municipal de Transporte (EMT) de Madrid, con una inversión de 450 millones de euros en un periodo de cuatro años, estrenó 18 minibuses eléctricos, los cuales se suman a otras 15 unidades más del tipo que fueron puestas en operación a inicios del año. El objetivo, es que todos los vehículos sean de bajas bajas emisiones en 2020.

De acuerdo con EMT, los autobuses cero emisiones circularán en el distrito Centro de Madrid, para dar servicio en las líneas M1 (Sevilla-Embajadores) y M2 (Sevilla-Argüelles), que en conjunto alcanzan a transportar más de 300 mil viajeros.

Las nuevas unidades corresponden al modelo Rampini Wolta, caracterizados por su diseño innovador, amplia versatilidad, accesibiidad y maniobrabilidad. No genera emisiones contaminantes ni acústicas y atmosféricas. Tiene una longitud de seis metros y una anchura de 2.1 metros.

Asimismo, cuenta con capacidad para 28 personas (10 sentadas) y autonomía para unos 150 kilómetros. Sus baterías se recargan por la noche en un tiempo de entre dos y seis horas, además de que incorpora una rampa de acceso para sillas de Llanteras.

Cabe destacar que la carrocería urbana auto-portante del Wolta fue desarrollada por la compañía, Car-bus.net; mientras que la tracción 100% eléctrica fue fabricada por la firma de ingeniería Rampini, con componentes Siemens.

El proceso de electrificación de la flota de EMT continuará con la adquisición de otros 35 autobuses eléctricos estándar en 2019 y 15 más en 2020, de modo que ese año, contará con un total de 88 autobuses eléctricos.

Esta renovación de flota, representa un paso más en la apuesta del Ayuntamiento y de EMT por una movilidad sostenible, y por un aire más limpio, medida incluida en el Plan A de Calidad de Aire y Cambio Climático de esta ciudad.