A través de un sistema de gestión de cumplimiento ambiental en sus procesos de producción y de iniciativas específicas en pro de los recursos naturales, Volkswagen de México se une a la celebración del Día mundial del medio ambiente, establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 5 de junio.

La responsabilidad social de la armadora tiene su punto de partida en la certificación de los procesos en las plantas de vehículos de Puebla y de componentes en Silao, Guanajuato, bajo las normas internacionales ISO 14001 e ISO 50001 de gestión ambiental y eficiencia energética.

Además, desde hace más de 20 años Volkswagen de México está adherida al programa Industria Limpia de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente (Profepa); desde 2015, la armadora cuenta con el distintivo Nivel “2”, el cual se otorga únicamente a aquellas empresas con un cumplimiento sobresaliente del programa.

Con su estrategia mundial Think blue Factory, la firma alemana se ha fijado metas específicas de eficiencia en el uso de recursos y la generación de emisiones y residuos, gracias a las cuales, de 2010 a 2018, ha logrado un ahorro de 16% en consumo de electricidad y 22 % en consumo de agua por auto producido; así como una reducción de 61% en emisiones de CO² y de 17% de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV´s); mientras que ha eliminado prácticamente la disposición de residuos.

Comprometida con el impulso a fuentes sustentables de energía, desde finales de 2017 Volkswagen de México suministra más del 70% de toda la electricidad que consumen sus dos plantas desde un parque eólico, ubicado en el estado de Zacatecas.

A través de los proyectos de reforestación en el parque nacional Izta-Popo; el área natural protegida Sierra de Lobos y la sierra nororiental de Puebla, Volkswagen ha plantado más de 700 mil árboles sobre una superficie de 1,200 hectáreas. En mayo del presente año, dio inicio a un nuevo proyecto de este tipo en la reserva Cuenca de la Esperanza y Cuenca de la Soledad, en Guanajuato, con el cual plantará 130 mil árboles sobre una superficie de 300 hectáreas, entre otras acciones.