La planta de ensamblado de Michigan volverá a cobrar vida con el inicio de la producción de la Ford Ranger, la pickup de tamaño mediano que regresará a las carreteras estadounidenses a principios del próximo año, después de una pausa de ocho años.
 
«Los fanáticos de los camiones Ford exigieron una camioneta de tamaño mediano Nacidos Ford, nacidos fuertes y les entregaremos nuestro nueva Ranger que está especialmente diseñada para los clientes de camiones estadounidenses», dijo Joe Hinrichs, presidente de operaciones globales de Ford.
 
A principios de este año, en esta planta de Michigan finalizó la producción del auto pequeño Focus para dar paso a una reorganización masiva en preparación para el lanzamiento de la Ranger.
 
Ford ha invertido 850 millones de dólares para construir vehículos nuevos y emocionantes en la planta de ensamblaje de Michigan, incluida la nueva Ranger para América del Norte y el nuevo Ford Bronco, cuya producción está prevista para el 2020.
 
La compañía está transformando su línea de productos, construyendo nuevas fortalezas para sus vehículos comerciales. La Ranger es el primero de una avalancha de nuevos vehículos que verán a Ford apuntar a reemplazar más del 75% de su cartera actual en América del Norte para 2020.