A través de su unidad de renovado Bandag, Bridgestone advierte de las creencias falsas sobre el renovado de neumáticos y enlista los siguientes mitos: 

1.- Los trozos de banda que se encuentran en la carretera son producto del renovado: falso.

El proceso de producción del renovado Bandag se encuentra certificado y no se utilizan cuerdas de acero. 

2.- El renovado ofrece baja calidad: falso.

Cuando se realiza un renovado Premium como el de Bandag, es difícil diferenciar entre una llanta renovada y una nueva ya que se cuenta con la misma calidad y desempeño.

3.- Si la banda de rodamiento de una llanta está en mal estado, el casco también lo está: falso, pues si se le da un mantenimiento adecuado, el casco de una llanta puede servir mucho más tiempo que la banda de rodamiento. El desgaste de una llanta no significa lo mismo que el desgaste del casco.

4.- Las llantas renovadas no son seguras: falso. 

En la fabricación y el montaje de la nueva banda de rodamiento Bandag, se utilizan procesos altamente especializados que garantizan su calidad, durabilidad y desempeño.

5.- Con el renovado de una llanta se sacrifica el kilometraje: falso. En la fabricación de las bandas de rodamiento para renovado Bandag, se utiliza hule de la misma calidad que en la fabricación de llantas nuevas, lo que hace que se obtenga un desempeño similar en el kilometraje.

6.- “El calor destruye las llantas renovadas”. La tecnología del renovado Bandag se desarrolla en frío para conservar las propiedades estructurales de la carcasa y banda precurada, por lo que una llanta renovada con productos especializados y certificados Bandag no debe representar peligro alguno.

 

Desde su creación, en 1957, Bandag es líder mundial en la industria porque ofrece productos Premium para que todos sus clientes puedan recorrer las carreteras de la forma más segura, eficiente y económica posible.