Durante la primera mitad del 2019 se estima que se cerrará esta compra que representa una mejor capacidad de la empresa alemana en cuanto a tecnología de control de vibraciones, aislamiento acústico y construcción ligera.

La división Anti-Vibration Systems de Cooper Standard gestiona cinco centros de producción, incluidas instalaciones de I+D en Canadá, Francia, India y Estados Unidos, con una plantilla de aproximadamente mil empleados.

Continental está vinculada al área de la tecnología de control de vibraciones y el aislamiento acústico desde hace más de 80 años. La empresa desarrolla y fabrica componentes de montaje activos y pasivos optimizados para la vibración, así como sistemas de reducción de peso para motores, cajas de cambios y otros componentes que mejoran la seguridad y la comodidad en la industria del automóvil y para aplicaciones industriales en los sectores relacionados con la energía, la agricultura, los ferrocarriles y la navegación.

La unidad desarrolla soluciones antivibración globales que mitigan el ruido, la vibración y la dureza en los vehículos y, de esa forma, mejoran la comodidad de la suspensión y el manejo. También tiene una destacada experiencia en el diseño de materiales y productos y en el análisis predictivo de componentes, la integración de sistemas y las pruebas de vehículos.