La aerodinámica en el autotransporte cada vez cobra mayor relevancia,  ya que el combustible es el segundo gasto operativo en las flotas, al ocupar alrededor de 30% en los costos por concepto de diesel.

Un estudio realizado por el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, de la Universidad de California, afirma que la resistencia al avance de un tractocamión con un remolque es de 24%, pero con el uso de soluciones aerodinámicas como faldones, alerones o flow below, esta cifra puede disminuir a 12%, lo que representa un ahorro de 5% directo en el consumo de combustible.

Y si a ellos se agrega el papel que juegan las llantas y rines, el conductor y una eficiente gestión de rutas, el ahorro final del energético puede alcanzar hasta 12%.

Asimismo, el análisis revela que del 100% de la resistencia de un tractocamión con un remolque, el primero representa 25% y el segundo el 75%, de tal manera que el gap (al frente del tráiler), el faldón (debajo) y los alerones en el vehículo representan un gran aliado y no sólo en el ahorro de costos, sino también en el uso eficiente de la energía y menor emisión de gases de efecto invernadero.

“La aerodinámica brinda mayor seguridad, al generar estabilidad en la caja y reduce la emisión de contaminantes de efecto invernadero. En México, por ejemplo, el uso de estas tecnologías está directamente relacionado con el Programa Transporte Limpio de la Semarnat, y flotas como Bimbo o FEMSA son pioneras en su utilización, ya que el retorno de inversión, el costo total de operación y el impacto ambiental son perceptibles casi de inmediato”, asegura TIP México, empresa de arrendamiento y administración de flota.

En México, esta tecnología igualmente está disponible en unidades adquiridas a través de programas de arrendamiento, en donde no se sacrifica el flujo de efectivo de las empresas transportistas, y la inversión se traduce en ahorro a corto plazo.

SONY DSC