El aumento del calor externo pone a los motores en desventaja al tratar de mantener una temperatura constante. Si el motor no está preparado adecuadamente para esta época del año, en la que el calor aumenta significativamente, existe la probabilidad que se produzcan severos daños en la unidad.

Este tipo de daños suelen ser costosos y, con frecuencia, se debe retirar y reemplazar todo el componente afectado. Element Fleet ofrece algunos consejos prácticos para evitar que los vehículos se sobrecalienten:

  • Hay que asegurar que el radiador tenga suficiente refrigerante o anticongelante. La falta de refrigerante es la razón número uno para que los motores se sobrecalienten.
  • El anticongelante tiene una vida útil, por lo tanto, hay que cambiarlo de manera periódica. El refrigerante viejo puede causar corrosión y debilitar otros componentes contra altas temperaturas. 
  • Verificar que la tapa del radiador no esté rajada y esté completamente enroscada. La función de la tapa es mantener la presión dentro del radiador y así evitar que el refrigerante hierva.
  • Limpiar el radiador con frecuencia, la suciedad, hojas, insectos y otro tipo de basura del exterior, pueden obstruir el flujo de aire en el sistema de enfriamiento.
  • Verificar el estado del termostato, las correas, las mangueras, la bomba de agua, el radiador y los ventiladores. Estos componentes son importantes porque todos ayudan a mantener la temperatura del vehículo.
  • Al momento de conducir, es recomendable encender el aire acondicionado y bajar las ventanas del vehículo, esto ayudará a alejar el calor del motor y que circule aire fresco.
  • Buscar lugares de estacionamiento con sombra, esto ayudará a que el vehículo se mantenga fresco.

Los daños por sobrecalentamiento son muy costosos, toman tiempo de ser reparados y afectan el tiempo de vida de la unidad. Seguir estos prácticos consejos, sin duda, mantendrán fresco el vehículo.