CAXIAS DO SUL.– Un estudio realizado por Marcopolo, referencia mundial en soluciones sostenibles para la movilidad de las personas, muestra que la renovación del aire en el interior de los autobuses de la marca garantiza la seguridad y el bienestar de los clientes y usuarios del transporte público.

Los autobuses Marcopolo están equipados con dispositivos para la renovación del aire, que van de las tomas de aire hasta sistemas de aire acondicionado; son capaces de proporcionar la renovación de aire por pasajero que va desde 5.6 l/s*persona hasta 23.7 l/s*persona.

Los datos obtenidos abarcan todas las marcas/modelos de carrocerías Marcopolo y los valores se obtuvieron considerando las condiciones de capacidad máxima y variando la condición del vehículo estático o dinámico y también las velocidades.

En este estudio, se encontró que las carrocerías de los autobuses Marcopolo proporcionan una renovación del aire hasta un 63% mayor que el flujo requerido en establecimientos como supermercados (sin importar el tamaño), sucursales bancarias y el vestíbulo del aeropuerto.

Según Luciano Resner, director de Ingeniería de Marcopolo, el objetivo del estudio es proporcionar seguridad y tranquilidad, tanto a los clientes y usuarios del transporte público como a los operadores, y demostrar que, cuando se utilizan correctamente, los sistemas de renovación de aire de los autobuses proporcionan el flujo y la renovación de aire necesarios para colaborar con la no difusión del Covid-19.

«Los estudios demuestran que la capacidad de los aparatos de aire acondicionado para renovar el aire en los autobuses, combinada con medidas de seguridad como la distancia necesaria, el uso de máscaras y la correcta higienización de los vehículos y los sistemas de aire acondicionado, es importante en la prevención de enfermedades virales, como es el caso del Covid-19», explicó Resner.

Según Rodrigo Pikussa, director del negocio de Autobuses de Marcopolo, en este momento, tanto en las ciudades y regiones que están reanudando sus actividades como en las que están intensificando el aislamiento, la necesidad e importancia del transporte público se hace aún mayor para la no contaminación y la proliferación de la pandemia.

Todos los autobuses producidos por Marcopolo han funcionado por encima de las normas exigidas por la ABNT (Asociación Brasileña de Normas Técnicas) y también se ajustan a las directrices y recomendaciones para la renovación de los sistemas de aire y aire acondicionado de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción y Aire Acondicionado (ASHRAE).