Por vez primera, Volvo Buses, en conjunto con el operador Keolis, demostró en vivo la operación un autobús eléctrico autónomo de 12 metros en una estación de servicio en Gotemburgo, Suecia.

Durante la prueba que incluyó pasajeros, la unidad eléctrica condujo de manera exitosa entre la bahía de estacionamiento y diversas estaciones, como la de servicio, limpieza y carga eléctrica, antes de estacionarse en la zona correcta.

”Esto constituye un importante paso hacia conseguir nuestro propósito de la autonomía, ya que ahora hemos mostrado con éxito los beneficios comerciales que las soluciones de este tipo pueden ofrecer en los talleres”, dijo Håkan Agnevall, presidente de Volvo Buses.

Agregó que utilizar autobuses autónomos en talleres trae nuevos beneficios, como flujos de tráfico más eficientes, mayor productividad, menos daños y seguridad mejorada.

Dijo que la interfaz estándar en la industria OppChargeTM está idealmente adaptada para la carga autónoma, eliminando la necesidad de conectar cables de alimentación al autobús en el taller.

Dicha prueba, se suma a una serie de demostraciones que la marca sueva ha hecho en años recientes. Esta fue la primera en tener lugar en una estación de servicios de autobuses real, pues ahí es una de las áreas en las que Volvo Buses ofrece el mayor potencial para la automatización.

En el experimento, también participó ABB, compañía de generación de energía eléctrica y automatización industrial con sede en Suiza, la cual visualiza un amplio potencial en los autobuses de este tipo en el futuro.

Mats Peterson, gerente de negocios de ABB Electrification en Suecia, señaló que la empresa está comprometida a construir un futuro de cero emisiones, pricipalmente en el transporte público sustentable.

Añadió que el alto poder eléctrico de los cargadores de autobuses de ABB con conexiones en techo automatizadas, permiten una carga eficiente de los autobuses autónomos, “por lo que estamos emocionados ante lo que el futuro de la innovación del transporte traerá junto a Volvo Buses”.