Mobil

Financiamiento de vehículos: herramienta para crecer tu negocio

por | 30 Jul 2021 | Proveedores | 0 comentarios

VW PROMOCIONES

En el sector transporte, una de las mejores opciones para impulsar los negocios de los transportistas es el financiamiento de vehículos, pero al momento de tomar la decisión, surgen una serie de dudas al respecto y aquí ayudaremos a resolverlas.

El financiamiento es una herramienta que desde hace años se ha adoptado para reducir gastos y maximizar la operación.

¿Qué debo considerar?

Un financiamiento de vehículos, no es “adquirir una deuda”, sino obtener los insumos o el capital necesario para hacer realidad un proyecto.

Un financiamiento bien utilizado, incluso puede tener otros beneficios externos.

Para elegir algún tipo de financiamiento de vehículos debes considerar lo siguiente:

1- ¿Para qué utilizarás el vehículo? En función de tu actividad, como transporte de mercancías pesadas, viajes largos, transporte de pasajeros, reparto urbano, última milla, etc. Incluye costos de seguro, registros, combustible y mantenimiento entre otros.

2- ¿Quieres ser el dueño desde el inicio o tener la flexibilidad de rentarlo? Hay varias formas de tener un vehículo comercial, no solo comprándolo, ya que hay contratos de arrendamiento u otros donde puedes tener una unidad y cambiarla por otra al final del acuerdo.

3- ¿Qué gastos necesito reducir? Cada tipo de financiamiento te permite ahorrar e incluso deducir impuestos, para que ganes en todo momento.

4- Considerar que independientemente de la unidad, también puedes financiar accesorios y equipo aliado. Esto te permitirá optimizar tu operación y procesos de logística.

Una vez respondidos estos cuestionamientos, acude a una agencia de la red de distribuidores autorizados, quienes te asesorarán sobre el producto de acuerdo con tus necesidades. Ellos te guiarán en el proceso de contratación, a través de una financiera como Daimler Financial Services México (DFSM).

¿Cuáles son los tipos de financiamiento?

  • Crédito directo. Funciona con un titular (que puede ser persona física o moral), que hace el trato con la financiera, a través de una concesionaria, para adquirir el o los vehículos que necesita. El titular, siempre es el dueño legal de sus vehículos, y se hace un contrato en el cual se acuerda un plazo de pagos fijos en el que se entregará la factura liberada, una vez que se haya cumplido el costo en su totalidad. Con este tipo de crédito puedes financiar vehículos nuevos o seminuevos, te permite pagar a plazos flexibles con una tasa fija durante la vigencia del contrato y puedes acceder a enganches atractivos para que no interfieran en la operación de tu negocio. Su aprobación es rápida, con base en tu historial crediticio.

 

  • Arrendamiento puro. Este es un producto financiero en el cual, como persona moral o física con actividad empresarial, puedes rentar un vehículo comercial, pagando una renta mensual. Es necesario un contrato donde se seleccionan plazos con base en la unidad y puede ser hasta 100% deducible de impuestos, porque se declara como gasto empresarial. Esto lo hace muy útil para empresas o individuos que están comenzando y necesitan reducir la carga fiscal. Además, al final del arrendamiento puedes devolver el vehículo y rentar uno nuevo, lo cual también te permite mantener tus costos de operación competitivos, o puedes adquirir el vehículo que rentabas, con un crédito directo.

 

  • Arrendamiento Financiero. A diferencia del arrendamiento puro, obtienes tu vehículo con beneficios fiscales enfocados a pagos parciales, hasta cubrir el valor de adquisición de la unidad. La financiera te otorga los derechos de usar el vehículo que necesitas, con rentas mensuales que se toman a cuenta del precio total del bien. La ventaja es que, aunque el arrendador (la financiera) es el dueño legal, tú como arrendatario puedes deducir los intereses pagados y reportarlos como gasto financiero, el IVA se paga durante todo el plazo acordado. Al finalizar el contrato tendrás la opción de adquirir el vehículo a través de un pago denominado “Opción de compra”, participar en el proceso de venta a un tercero, prorrogar el contrato o adquirir un vehículo distinto.

Maximizar los beneficios de tu capital

El objetivo de quienes contratan cualquier tipo de financiamiento debe ser aprovechar todas las oportunidades que dan estas modalidades y dejar que tus vehículos se paguen prácticamente solos.

Esto significa que además de tener ganancias en el giro de tu negocio, tus vehículos pueden deducir sus propios gastos en impuestos, en temas como combustible, reparaciones y servicios, en los pagos de alquiler, en las primas de cobertura de seguros o en los intereses sobre el crédito.

De igual manera, puedes aprovechar el llamado efecto multiplicador que te permite maximizar los beneficios de tu capital.

Si deseas una atención personalizada, te invitamos a que contactes a uno los expertos en financiamiento de Daimler Financial Services México quienes te ayudarán a encontrar la mejor opción para tu negocio.

 

 

 

 

 

Tags: arrendamiento financiero, arrendamiento puro, crédito directo, Daimler Financial Services México

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *