Plantean programa emergente para fabricantes de autopartes

por | 27 Mar 2020 | Proveedores | 0 comentarios

Ante el incremento de las operaciones derivadas de la modificación de las reglas de origen del Tratado  entre México, Estados Unidos y Canadá  (T-MEC), sumado al golpe económico por el COVID-19, que ha generado el paro de plantas, la Industria Nacional de Autopartes (INA) planteó al Gobierno Federal una serie de medidas para evitar la pérdida de empleos directos, los cuales suman alrededor de 870 mil.

En una carta dirigida a Andrés Manuel López obrador, Presidente de México, el organismo dirigido por Óscar Albín Santos destacó que actualmente la industria nacional de autopartes se ubica como el quinto productor a nivel mundial, con una fabricación anual de más de 99 mil millones de dólares. Sólo a Estados, en 2019 fueron enviados alrededor de 70 mil millones de dólares.

Para seguir con ese avance y, sobre todo, mitigar los efectos económicos del COVID-19 en este mercado, INA propuso crear un programa de subvenciones de asistencia de emergencia de manufactura para fabricantes mexicanos que enfrentan cadenas de suministro cada vez más complejas, lo que les permitirá mantener las puertas abiertas, preservar los trabajos y evitar el cierre masivo de plantas en el sector de autopartes.

Esto último, en consecuencia, afectaría y detendría la fabricación de vehículos ligeros y pesados de nuestro país y de América del Norte.

Otra de las iniciativas en materia fiscal, está la reincorporación de la compensación universal a fin de mejorar el flujo capital; así como acelerar los procesos de devolución de impuestos, en particular del IVA; la suspensión temporal de pagos provisionales del ISR propio y retenido por sueldos; prorrogar la presentación de la declaración anual del ISR de personas morales con el objetivo de ser una facilitación administrativa por un periodo extraordinario de contingencia.

A ello, se suma el establecimiento urgente de estímulos fiscales temporales al empleo e inversión; suspensión temporal del impuesto especial sobre productos y servicios (IEPS) a gasolina y diesel; mejorar la disponibilidad de la financiación y acceso a créditos por parte de instituciones como Nacional Financiera o el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext); activar líneas de crédito para el sector productivo; trabajar con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en criterios contables para mantener líneas de crédito.

Asimismo, planteó acciones a favor de la deducción de prestaciones laborales, y otras iniciativas en la materia que conlleva un decreto presidencial para facilitar pagos en parcialidades o diferido de impuestos federales y contribuciones de seguridad social, correspondiente a contribuciones generadas a partir de marzo del presente año, aunado a evaluar un programa temporal de protección al empleo que ayude a mantener la palanca laboral.

“Hoy México empieza escribir un nuevo capítulo de su historia, en el que nos toca mirar hacia adelante y enfrentar juntos retos y mayúsculas en pro de todos los mexicanos, a fin de realizar un llamado a la unidad con miras a un gobierno de excelencia y apoyo al sector empresarial mexicano”, concluyó el documento firmado por Óscar Albín, presidente ejecutivo de INA, y Adriana Macouzet, presidenta del cosejo directivo del mismo organismo.

Tags: autopartes, COVID-19, empleos, Industria Nacional de Autopartes (INA)

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *