Julie Furber, vicepresidenta de Energía eléctrica en Cummins, reconoció que el camino hacia un mundo completamente eléctrico no es sencillo; está lleno de giros y vueltas y hay varios desafíos que deben superarse. Por esa razón, la clave para el éxito de Cummins será ofrecer alternativas a sus clientes.

Furber dejó en claro que la estrategia de Cummins será desarrollar las soluciones de tren motriz más eficientes, para que la compañía pueda cumplir con los requisitos de sus clientes y minimizar el impacto ambiental.

“En Cummins queremos asociarnos con nuestros clientes para obtener la solución adecuada para ellos y nos gustaría asociarnos con los reguladores para asegurarnos de que las normas sean coherentes, claras y dejen flexibilidad en torno a la tecnología”, dijo Julie Furber, en la cumbre Bloomberg New Energy Finance efectuada en Nueva York.

La vicepresidenta de Cummins ejemplificó algunos desafíos a los que se enfrenta el gas natural; un panorama donde la lenta adopción de esta fuente de combustible alternativo en América del Norte ha provocado un debate como el que se da para definir quién fue primero entre la gallina o el huevo y, en el caso del transporte, en cuanto a si la infraestructura de recarga de combustible es lo primero y las ventas de vehículos de gas natural siguen o viceversa.

La adopción de la electrificación depende de múltiples factores: los precios de la batería, el desarrollo de la infraestructura de carga, los subsidios y las opciones de financiamiento y, sobre todo, las regulaciones que podrían sortear estos desafíos y forzar la adopción rápidamente.

Explicó Furber que la electrificación es una de las muchas fuentes de combustible y un enfoque único no es la estrategia correcta, ya que la elección de potencia dependerá de la aplicación y la región en que se encuentren operando los vehículos industriales y comerciales o el equipo de cada empresa.

La electrificación es el siguiente paso natural para Cummins, una empresa que fue pionera en el uso de motores diesel y desde entonces se ha convertido en el proveedor de motores de elección entre la gran variedad que tiene la compañía.

Con miras al futuro, Furber señaló que Cummins aprovechará su tradición de innovación de 100 años para continuar sobresaliendo y para asociarse con fabricantes de equipos originales, clientes y reguladores para ofrecer la mejor solución en el mercado y abogar por que éstas sean normativa y tecnológicamente neutrales en todo el mundo.