General Motors anunció que planea aplicar aproximadamente 16 mil millones de dólares de sus líneas de crédito revolventes, como medida proactiva para aumentar la posición de efectivo.

Con ello, conservar la flexibilidad financiera ante la incertidumbre actual en los mercados globales resultado de COVID-19.

En un comunicado, la automotriz indicó que los fondos complementarán la sólida posición de efectivo de la compañía, al pasar de 15 mil millones de dólares a 16 mil millones de dólares que se esperan a finales de marzo.

“Estamos seriamente buscando medidas de austeridad para preservar efectivo y tomando las acciones necesarias en este ambiente de cambio e incertidumbre para manejar nuestra liquidez, asegurar la vialidad de las operaciones y proteger a nuestros clientes y socios de negocio”, dijo Mary Barra, Chairman y CEO de General Motors.

Agregó que a lo largo de los últimos años, GM ha tomado decisiones estratégicas necesarias e implementado cambios estructurales que han transformado la compañía y fortalecido el negocio, posicionándonos mejor ante recesiones.

Adicionalmente, dio a conocer que GM Financial (GMF) tiene una fuerte liquidez y capital. La financiera tenía 24 mil millones de dólares a finales de 2019, y espera terminar el primer trimestre con cifras similares.

Su nivel de liquidez está considerado para soportar al menos 6 meses las necesidades de efectivo, incluyendo nuevas iniciativas, sin acceso a los mercados de capital.

Apuntó que actualmente que la firma está operando por debajo de su objetivo de razones financieras de apalancamiento. “GM Financial se ha preparado para tiempos como este, manteniendo una posición financiera sólida y acceso disponible a efectivo. Confiamos en que seremos capaces de superar los desafíos creados por este entorno sin capital de GM”, dijo Dan Berce, Presidente y CEO de GM Financial.

Finalmente, dijo que GM también está suspendiendo sus pronósticos para 2020 debido a la incertidumbre en torno al impacto comercial de la pandemia COVID-19.